Monthly Archives

abril 2014

Home / abril 2014
Salud auditiva

Aislamiento y sordera

Ludwig van Beethoven, el gran compositor alemán, empezó a notar que se estaba quedando sordo cuando tenía alrededor de 30 años. Es probable que hubiera escrito todas sus sinfonías padeciendo cierto grado de sordera y, desgraciadamente, cuando terminó la que se considera la más grande de todas, la Novena, ya había perdido la totalidad del oído. Al terminar la primera presentación de esta magna composición, en 1824, recibió un estruendoso aplauso que el compositor no pudo oír debido a su ya acusada sordera. Uno de los músicos le hizo que se diera la vuelta y agradeciera la ovación. Al morir, tres años más tarde, llevaba tiempo viviendo como un recluso como consecuencia del aislamiento que le imponía su sordera.

Si Beethoven hubiera vivido en nuestros días, su sordera se hubiera podido corregir fácilmente, con cirugía o bien con unos audífonos.

Beethoven es el ejemplo más representativo de lo mucho que puede cambiar el carácter de una persona por el hecho de padecer un problema de oído y no corregirlo. No es lo mismo nacer sordo, o padecer desde niño una sordera profunda, que adquirir una sordera en la edad adulta, como pasó en su caso.

Si os fijáis, gran parte de los sordomudos, en cuanto a estado anímico, viven la vida con normalidad: son alegres, se cuentan chistes y poseen toda la energía para desarrollar su trabajo, actividad y ocio. Suplen el habla con el lenguaje de las manos, pero se comunican.

Sin embargo, las personas que se han vuelto sordas en la edad adulta, aunque ni siquiera padezcan sordera para todos los sonidos, se vuelven huraños y mal pensados. La dificultad que les conlleva el hecho de compartir charlas con la familia o amigos y no entender palabras o frases, provoca que pierdan el hilo de la conversación, y aunque de cuando en cuando pidan que se les repita lo que se dice, al final rehúsan a ello, sintiéndose impotentes ante la situación. Así, se comprende que las relaciones interpersonales se vayan deteriorando por esta mala comunicación y que el sordo, que además suele admitir no serlo, se vaya hundiendo en un estado de frustración, ansiedad y aislamiento.

Actualmente el problema tiene fácil solución, pero todo depende de los allegados del sordo, pues en general este es incapaz de buscar ayuda.

Mi consejo: habla con el afectado de sordera a solas, no en público, y con toda delicadeza recomiéndale que acuda al otorrinolaringólogo. Si se medicase o su caso no tuviera solución quirúrgica, dile que con audífonos -que son prácticamente invisibles- volverá a ser la persona que siempre fue. Ten en cuenta que la sordera afecta directamente a los sentimientos, por lo tanto trátalo con amor.

Imagen: Wikipedia

Salud auditiva

Ya no hay lados oscuros

La sordera unilateral

Aunque parezca que no tenga tanta importancia, ¿sabes qué pasa cuando perdemos completamente uno de nuestros oídos? Pues que al tener dificultad para entender las conversaciones en grupo, la interacción social queda mermada; y es peor aún cuando hay ruido en el ambiente. También se pierde la capacidad para determinar la procedencia de los sonidos debido al efecto sombra de la cabeza. ¿Te imaginas atravesar una calle mirando al lado opuesto de donde piensas que vienen los coches? ¿O que al comer en una mesa sólo oigas al que está al lado de tu oído bueno y para oír al del otro lado debas girar la cabeza ostensiblemente,  con el  ‘corte’ que supone…?

Como verás, una sordera unilateral tiene consecuencias psicosociales, ya que al no saber qué contestar en una conversación (al no entender bien), te sientes avergonzado/a y a menudo temes ofender a la gente por no escuchar lo que te está diciendo. Pierdes la confianza en ti mismo/a y te vas sintiendo excluido socialmente, pierdes el humor, el carácter te empeora, aumenta tu nerviosismo y vives con ansiedad.

Por qué se pierde un solo oído

En adultos no es muy frecuente que se pierda la audición por completo en uno de los dos oídos (oído cofótico) pero sucede. Y sucede por diversas causas: traumatismos (especialmente en accidentes de moto o bicicleta al no usar el caso adecuadamente), por enfermedades como el neurinoma del nervio acústico (8º par craneal) en el cual va creciendo lentamente un tumor hasta que se consume la pérdida completa de la audición del oído afectado. También hay otras causas, como los medicamentos ototóxicos, enfermedades de origen inmunitario, infecciones, y otras de origen desconocido.

La solución

Actualmente con la aparición de los sistemas de transmisión de sonido y datos sin cables (wireless) la solución eficaz para estos problemas ya es un hecho. Aunque haya poquísimos Centros Auditivos que se dediquen a ello (deben estar muy especializados), sí que se logra ya una avanzada corrección y comprensión de las conversaciones. Ya no hay lados oscuros.

Los nuevos sistemas que conjugan la computación (con algoritmos que analizan el entorno sonoro), el wireless, y, más aún, la comunicación con otros medios (teléfonos, TV, ordenadores, micrófonos), hacen que estos audífonos/transmisores que se llevan muy disimuladamente detrás o dentro del oído, resulten, para la mayoría de los afectados, más eficaces que los implantes osteointegrados. Con estos últimos es necesaria la cirugía para trepanar el cráneo e incrustar en él un vibrador para estimular la audición.

Los resultados suelen ser buenos al principio, aunque variables o dudosos con el tiempo, ya que hay que tener en cuenta que este tipo de sordera tan específica está sujeta a variaciones temporales de audición, y muchas veces también sucede que el oído ‘bueno’ no es tan bueno y debe corregirse al mismo tiempo. Los nuevos audífonos/transmisores especiales, tienen sofisticados programas que permiten modificarlos según la evolución de la enfermedad.

Joan Bertran Audiólogo protésico de AUDIOPLUS

Comentarios recientes
    Categorías
    About Exponent

    Exponent is a modern business theme, that lets you build stunning high performance websites using a fully visual interface. Start with any of the demos below or build one on your own.

    Get Started
    Privacy Settings
    We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
    Youtube
    Consent to display content from Youtube
    Vimeo
    Consent to display content from Vimeo
    Google Maps
    Consent to display content from Google
    Spotify
    Consent to display content from Spotify
    Sound Cloud
    Consent to display content from Sound