Audífonos personalizados: ¿ciencia-ficción o realidad?

POR EN Salud auditiva SIN COMENTARIOS

En poco tiempo,  estamos viviendo unos cambios espectaculares en el campo de la corrección de la sordera, que nos  sorprenden a todos. ¿Qué tipo de cambios? -se preguntarán-. Hoy, les explicaremos novedades en el mundo de los audífonos que se acercan a la ciencia ficción.

Audífonos que se adaptan automáticamente al entorno

Vamos a figurarnos ciertas situaciones. Imagínense los rituales de una persona con un problema auditivo. Cada mañana desayuna en una cafetería, donde evidentemente existe un ambiente sonoro diferente al del resto de lugares a los que acudirá a lo largo del día –oficina, casa, calle, campo, etc.–  y que es uno de los lugares más difíciles para entender las conversaciones, pues hay más ruido. Pues bien, está a punto de llegar el día en que los propios audífonos se adapten automáticamente a este ambiente especial y le ayuden a comprender mejor, sin necesidad de que la persona haga nada. Es decir, los mismos audífonos irán aprendiendo las costumbres habituales de los ambientes sonoros por los que va habitualmente la persona. El cerebro lo hace y ahora los audífonos también.

Actualmente, cuando se usan dos audífonos (sorderas bilaterales) ya se comunican entre ellos para saber si le están hablando por un lado, y si hay ruido por el otro. De modo que actúan en consecuencia enfatizando las voces de un lado, y filtrando los ruidos del audífono del otro lado. Tal como lo hace el cerebro. Se produce así un aumento de la comprensión de las conversaciones espectacular. Son los avances de la audiología moderna. Pero no se asusten, todo esto no implica un precio inasumible. Al contrario; como actualmente los audífonos son más útiles y eficaces, se usan mucho más que hace unos pocos años, y, consecuentemente, ya están al alcance de la mayoría de los bolsillos.

¿Cómo oíremos en el futuro?

Para continuar imaginando un futuro cercano de ‘ciencia ficción’, no se extrañen de que pronto existan audífonos o implantes cocleares que acaben facilitando la comunicación entre personas gracias a la “realidad aumentada”. ¿Cómo? Imagínese que una persona con graves dificultades auditivas, a través de unas gafas especiales y con unos audífonos de última generación, pueda “leer” en estas gafas especiales lo que le esté diciendo su interlocutor. Y entonces, ¿para cuándo la traducción simultánea? ¿Se imaginan audífonos que nos hagan la traducción simultánea de cualquier idioma que nos estén hablando? Lo llegaremos a ver. No se extrañen.

Actualmente la tecnología no tiene fin. Es apasionante. Aunque con toda seguridad, más apasionante es la satisfacción que tenemos los audiólogos protésicos cuando vemos que aquella persona con problemas auditivos, que lentamente se iba quedando aislada de los demás, que se volvía huraña, malhumorada, etc., vuelve a ‘revivir’, a conversar con las familia y los amigos, y su carácter se vuelve más alegre, comunicativo y… ¡sonríe! No tengan manías ni complejos, corregirse la mala audición es volver a una vida más feliz para el afectado y, sobretodo, para los que viven con él.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

¿Qué te parece?