Por dos razones muy concretas:

  • En el mundo hay relativamente pocas personas con sordera. Y de estas, pocas que usen audífonos. Con lo cual la producción de los mismos es limitada. Si se fabricaran tantos audífonos como neveras, una en cada casa, serían muchísimo más económicos.
  • Además queremos y exigimos que sean pequeños y de una calidad de sonido excelente. Lógicamente esta alta tecnología miniaturizada al máximo, no es, precisamente, económica. La inversión en investigación, tecnología y desarrollo es cara.

¿Por qué aparecen en la TV “audífonos” milagrosos por solo 200€?

¿Alguien de vosotros ha visto algún milagro? La publicidad engañosa siempre está presente, y siempre hay personas incautas que piensan que por esta módica cantidad van a oír, entender y comunicarse igual que con un audífono de 1.000, 2.000 y 3.000€. No hay milagros.

FacebookTwitterGoogle+Compartir