El estado de ánimo también afecta a la audición

POR EN Audífonos, Audioplus, General, Moda tecnológica en audífonos, Psicología auditiva, Salud auditiva 2 COMENTARIOS , , , , , ,

Maquetación 1

Artículo de Joan Bertran Brotons publicado en el suplemento Vida Sana del Diario de Mallorca el sábado 6 de diciembre de 2014

Si los humanos fuéramos robots, prácticamente no tendríamos variaciones en nuestras constantes de actividad, trabajo, etc. Y si fuéramos robots con cierto grado de sordera, siempre tendríamos el mismo nivel de audición. Pero nosotros, los humanos, no somos robots, por eso nuestro nivel de sordera siempre es variable. Y esa variabilidad, de joven apenas se percibe pero cuando nos hacemos mayores, en general, se nota bastante, sobre todo si ya padecemos cierto grado de sordera o pitidos (acúfenos o tinnitus) en el interior de nuestros oídos. Cuando estoy nervioso oigo menos

Las causas más frecuentes en la variación de nuestros niveles de sordera son múltiples, desde un simple estado nervioso a variaciones en los componentes sanguíneos, principalmente si se tiene diabetes, colesterol, triglicéridos, hipertensión; también si se toman ciertos medicamentos o se tiene fatiga física o mental, y un largo etcétera.

Si tenemos en cuenta que actualmente la tecnología, completamente digital, de todos los audífonos de verdad (no los publicitados en ciertos medios de comunicación o en la red que prometen lo que no son a precios milagrosos) hacen que sean completamente estables en cuanto a su funcionamiento. Puede decirse, sin lugar a dudas, que los audífonos actuales son más perfectos que muchos de nuestros maltratados oídos. Y por lo tanto, más estables en cuanto a su nivel de amplificación. Exceptuando, claro está, cuando se termina la pila o el auricular se tapona por la cera.

¿Qué solución hay? Solo hay una solución, las frecuentes visitas al Centro Auditivo de confianza. Pues es la única manera de ir programando, colocar en el audífono programas con algoritmos específicos y personalizados, para las variabilidades de los oídos afectados. Como los audífonos son ordenadores, se pueden y deben programar de acuerdo a la sordera del hipoacúsico. Esto no termina con un par o tres de visitas.

El audiólogo protésico, debe ir acomodando y estudiando el estado del afectado, y según la calidad de los audífonos debe ir programándolos dependiendo de las circunstancias del afectado de sordera. Además de analizar las reacciones auditivas del usuario de los audífonos para mejorar su programación, debe tener la suficiente psicología para ayudarse de la opinión de familiares y amigos. Muchas veces, incluso debe reeducar a los familiares para que ya no le hablen alto.

O sea que no se trata de comprar unos audífonos y listos. Porque la adaptación es muchísimo más larga que la de una gafas, que uno en poco tiempo se acostumbra a ellas. Por ello, antes de comprar un audífono es más importante tener referencias sobre cómo se trabaja en el Centro Auditivo, que en la marca, canales o especificaciones técnicas de los audífonos.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

2 Comments

  1. Francisca |

    Desde hace unos tres años tengo esta pesadilla en mi oido izdo. Los otorrinos me han liado. Uno no era partidario de operarme y si de audifono, el segundo que fui que yo eligiera y el tercero operación directamente (no me he atrevido pero estuve a punto). He leido sobre usted y sus articulos y parece entiende de que le hablo, me inspira confianza. ¿En que centro trabaja de la isla?. Gracias y un saludo de una indecisa y angustiada.

    Responder
    • Joan Bertrán |

      Apreciada Francisca, efectivamente aguantar esta alteración es una verdadera pesadilla. Para poder profundizar más en su problema y poderle aconsejar adecuadamente le escribo la dirección de nuestra consulta auditiva, tome nota: Palma de Mallorca, calle Blanquerna 54. Dicha consulta está a pie de calle, al lado mismo de la plaza Santa Payesa – calle Ausias March. En la plaza Santa Payesa puede aparcar sin problemas, pues queda a 10 metros de la consulta.
      Un sincero saludo.

      Responder

¿Qué te parece?