La revisión de los audífonos tras el verano

POR EN Audífonos SIN COMENTARIOS , , , , , , ,

Los audífonos son resistentes a todo tipo de climas, a altas y a bajas temperaturas, y a otros efectos atmosféricos. Sin embargo, conviene tener un especial cuidado de ellos en verano, ya que el sudor o la alta humedad pueden alterar su buen funcionamiento.

Nano-recubrimiento: audífonos hiperprotegidos

Hay personas que necesitan usar audífonos, pero por reticencia o pereza acaban creando excusas para no usarlos, una de ellas es el sudor y el calor del verano, que no es del todo válida. En la actualidad, los audífonos medianamente buenos están nano-recubiertos por un material antihumedad que cubre todos los microespacios por los que pueda llegar a entrar el sudor y la sal.

 De hecho algunos audífonos cumplen – e incluso sobrepasan- la normativa europea IP57, con la que se especifica que tienen que ser resistentes al agua sumergidos a 1 metro durante 30 minutos, aunque esto no contemple que pueden utilizarse para la ducha, natación, agua salada cloro, jabón, etc.

Teniendo en cuenta estos dos factores, podemos afirmar que ¡no hay excusa para no utilizar los audífonos por estos motivos!

Auricular y micrófono, las zonas más delicadas

A pesar de estos dos grandes avances, hay una parte en todos los audífonos que recibe constantemente toda la suciedad, humedad, grasa y cera del conducto auditivo: el auricular. Y otra parte que también, a diario, está expuesta más directamente a las inclemencias del tiempo: los micrófonos. Ambas partes están protegidas por sus filtros correspondientes, es por ello que es conveniente que al final del verano, una vez pasados los fuertes calores, se acuda al audioprotesista para que efectúe una limpieza o repare estas zonas más expuestas. Una vez realizada volverá a oír con la claridad diáfana a la que estaba, o debería estar acostumbrado.

Un consejo para el verano

Si durante el verano nota que sus audífonos no le permiten seguir las conversaciones como antes, el agradable ruido del mar o de los pájaros ‘desaparece’ o bien empiezan a silbar anómalamente, acuda a un centro auditivo de confianza para que le revisen los audífonos. También es aconsejable que le exploren el canal auditivo por si tuviera un tapón de cera, ya que este mismo exceso de cera suele perjudicar al auricular. Vale más prevenir y hacer como las hormigas: prepararse para pasar un buen invierno.

 Joan Bertran
Audioprotesista
Centros Auditivos Audioplus

FacebookTwitterGoogle+Compartir

¿Qué te parece?