Los músicos y sus sentidos

POR EN Salud auditiva SIN COMENTARIOS , , , , , , , , , , , , , , ,

En los músicos la buena visión es más que necesaria para poder ver sin dificultad las partituras. La acción de ver los pentagramas tiene una característica muy peculiar, y se diferencia de leer un libro en dos factores principales:

  • La distancia media en la que generalmente se sitúan los atriles
  • La visión de las notas sobre el fondo rayado del pentagrama

Estos dos factores hacen que:

La visión a distancia media requiera de una agudeza visual bien corregida para que junto al fondo de las rayas del pentagrama no exista confusión en la situación de las notas.

Está comprobado que cuando se mira a esta distancia y sobre fondo rallado, ver bien no significa estar libre de alteración visual, sino que se ve bien a base de un esfuerzo suplementario. Si además existe un defecto de refracción, el esfuerzo visual se multiplica, aún viendo bien, pero a cambio siempre disminuye el rendimiento y la eficacia en el aprendizaje de la partitura.

Si el músico toca un instrumento donde la partitura se mira a distancia cercana pero en posición alta, y además ya padece de presbicia, requerirá de una gafas especiales que le permitan ver bien de cerca, pero en aquella especial posición del instrumento, y, además, no perder de vista al director que está situado a una distancia lejana. O sea, a cada uno su solución particular, y para ello el buen consejo de un optometrista y los cristales adecuados.

¿Y la audición?

El buen oído en un músico es fundamental. Si la nota más alta del piano está a 3.568 Hz, un chequeo de la audición entre los 200 y los casi 10.000 Hz, a fin de abarcar toda la gama de instrumentos, es básica para el buen desarrollo de la carrera musical.

Asimismo es bueno comprobar que no existan distorsiones en la audición de los tonos puros, o sea de las notas, pues a veces pueden oírse quebradas o con disonancias. También deberá asegurarse de la ausencia de ruidos o sonidos en el interior de la cabeza, llamados tinnitus o acúfenos, que pueden enmascarar y confundir la audición real de los sonidos.

En caso de alteración auditiva, actualmente la corrección con audífonos y/o la protección del exceso de sonidos es excelente, proporcionando una fiabilidad de sonidos nunca antes lograda. Un buen audiólogo protésico le aconsejará la mejor corrección y protección para sus oídos, pues la mayoría de los músicos pierden, con los años, las frecuencias más altas, las más agudas, y esto se puede evitar.

Ni que decir tiene que una revisión de la vista y de la audición enfocada a los músicos es elemental para que estos puedan disfrutar de su trabajo, que es, precisamente, procurar el disfrute de nuestros oídos.

Joan Betran Brotons
Audiólogo protésico de Audioplus

FacebookTwitterGoogle+Compartir

¿Qué te parece?