Los ‘milagros’ de los audífonos baratos

POR EN Audífonos SIN COMENTARIOS , , , , , , , , ,

¿Os habéis preguntado alguna vez en qué se diferencian los audífonos que tienen la misma potencia, pero precios radicalmente dispares? (Como veis, evito a propósito lenguajes técnicos para entendernos mejor). Os lo explico resumidamente porque serían necesarias páginas enteras para ello.

Por una parte, no todos los circuitos tienen las mismas calidades en los materiales que los componen. Las diferencias son enormes, es por ello que los precios varían aunque todos lleguen a un mismo nivel de amplificación; pero con unos se escuchará y se entenderá más claramente; y con los otros con más dificultad.

Claro está que si es la primera vez que te adaptan unos audífonos, aunque sean de pobre calidad y ‘mucho marketing’, notarás una gran diferencia, pensando que es una notable recuperación de la audición. Pero aquí radica el problema y la desilusión posterior, porque con el tiempo no vas mejorando la audición como debería ser.

¿Por qué? Porque además de la pobre calidad de sus componentes (pagados a precio de ‘alta definición’), también carecen de la cantidad y calidad adecuada de filtros para atenuar los ruidos ambientales y entender mejor las voces. De la misma manera pasa con los circuitos que amplifican las diferentes frecuencias (tonalidades) de las que estamos afectados de sordera. Cuantos más circuitos, y que además sean adecuadamente interdependientes entre ellos, mejor. Asimismo carecen de algoritmos (sistemas de computación) para programarlos adecuadamente, aunque la pantalla de programación sea muy atractiva o dispongan de interconexión inalámbrica entre ellos para ayudar a la localización de sonidos; y un extenso etcétera.

Últimamente, para atraer a la gente, para vender más (claro está), existen audífonos con pobre calidad de amplificación, pero con conexiones entre distintos wereables o artilugios electrónicos que se llevan encima: teléfonos, smartphones, micrófonos inalámbricos, mandos a distancia sin hilos… Todo esto está muy bien y es muy útil, pero lo principal, no lo olvidéis, es la calidad de audición y la posibilidad de que en un futuro próximo, mediano o lejano, puedan ser utilizados para continuar con una excelente rehabilitación auditiva, ¡que es de lo que se trata!

Recordad: en electrónica, y más afectando a la salud, lo barato sale caro, o carísimo, y unos audífonos no se compran cada día.

¿Cómo salir de dudas? Comparando. Aunque a veces sea algo difícil, pues detrás del producto está el buen servicio y garantía. No hay secretos.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

¿Qué te parece?