Cada día, durante todos los días del año, desde que te levantas hasta que te vas a dormir. En casa o en la calle. Porque de esta manera mantendrás activas las células y áreas neuronales que te ayudaran a conversar y vivir mejor.

Es como ir al gimnasio. NO es correcto quitarse los audífonos cuando estás en casa, en silencio, pues no “entrenas” las células que captan los sonidos suaves. Tampoco es correcto quitárselos cuando estás en ambiente de mucho ruido, pues es necesario activar o entrenar las células que amortiguan los sonidos fuertes.

En caso de incomodidad en ciertas situaciones, debes acudir a nuestras consultas para ir reprogramando los audífonos y adecuarlos exactamente a tus necesidades auditivas en todos los ambientes.

FacebookTwitterGoogle+Compartir