Puede tardar de semanas a meses. “Cada persona es un mundo”. El cerebro es plástico, y los hay que se adaptan con más rapidez que otros.

La audición no tiene nada que ver con la visión. En general cuando te pones las nuevas gafas, ves bien inmediatamente y ya está. Con la audición no pasa lo mismo. El proceso de adaptación no es instantáneo, es más largo y complejo. Por este motivo el paciente (de paciencia) debe acudir a todas las revisiones que se le indiquen.

Las revisiones no son para los audífonos (actualmente raramente se estropean, principalmente si son de calidad media/alta), son para reeducar la audición y reprogramarlos a fin de hacer un proceso de rehabilitación auditiva, y acostumbrar al paciente a oír los sonidos de una manera “diferente”, pero que le dará mucha mayor comprensión de las conversaciones. Esta audición “diferente”, es realmente la normal, que estaba acostumbrado a oír desde hace muchos años.

FacebookTwitterGoogle+Compartir