Principalmente podemos distinguir tres grandes grupos: Sorderas de transmisión, sorderas de percepción o neurosensoriales y sorderas mixtas.

  • +Sorderas de transmisión

    Las sorderas de transmisión son las que, afectan a las partes “mecánicas” del oído y no permiten la traslación de los sonidos a los sensibles receptores neuronales. Puede ser debido a Pabellones auditivos (orejas) deformadas, conductos auditivos deformados o semicerrados (sea ello por causas congénitas o por traumatismos), a alteraciones del tímpano o de la cadena de huesecillos, o bien a alteraciones en la Tuba o Trompa de Eustaquio (un fino conducto que comunica la parte interna de la nariz con el oído medio). Cuando la cirugía ha hecho todo lo posible, pero no ha podido solucionar bien el problema auditivo, es cuando debemos adaptar los audífonos, u otros medios.

  • +Sorderas de percepción

    Las sorderas de percepción o neurosensoriales afectan a las partes receptoras del sonido, o sea, al Caracol o Cóclea, o al nervio acústico y/o a las vías altas auditivas, las del cerebro. Normalmente solo está afectado el Caracol, y es menos habitual que estén afectadas las otras partes. Este tipo de sordera es la más común y, precisamente, la que perturba más a la inteligibilidad del habla o comprensión de las conversaciones, sobretodo en ambientes ruidosos. Es la típica sordera del “oigo, pero no entiendo”, pues las células del Caracol que captan las consonantes suelen ser las más dañadas. No así las de las vocales. Por este motivo el hipoacúsico (sordo) neurosensorial “oye (las vocales), pero no entiende (las consonantes, que son las que llevan el significado en sí de la palabra dicha)”.

  • +Sorderas mixtas

    Las sorderas mixtas, como bien podéis suponer, son las que tienen un poco de cada tipo anterior de sorderas. Por ejemplo, un exceso de rigidez de la cadena osicular (huesecillos: martillo, yunque y estribo), y también una afectación de las células receptoras de los sonidos, células situadas en la Cóclea. Esto es típico de la Presbiacusia, o sordera debido a la edad.

FacebookTwitterGoogle+Compartir