¿Su hijo es sordo o se hace el sordo?

POR EN Psicología auditiva SIN COMENTARIOS , , , , , ,

Aunque en la actualidad en casi todos los estamentos sanitarios hacen exámenes de la función auditiva a los recién nacidos, siendo una garantía para la salud de nuestros hijos, no por ello podemos dejar de observar a nuestros pequeños en su comportamiento según los siguientes aspectos: si vemos que entre los 0 y 1 años, el niño es demasiado tranquilo, al que no le sorprenden los ruidos fuertes, si no gira la cabeza hacia sonidos familiares, si no comprende palabras habituales o si no juega con sus vocalizaciones imitando las del adulto, deberemos efectuarle una completa revisión auditiva.

Si entre el año y los dos años de edad aún no comprende órdenes sencillas, o bien no conoce su nombre, o no identifica las partes de su cuerpo, o aún no hace frases de dos palabras o no presta atención a los cuentos, deberemos pensar en revisar sus oídos.

También los revisaremos si entre los 2 y 3 años aún no se le entienden las frases que dice o bien no sabe repetir frases, o si no contesta preguntas sencillas.

Lo mismo haremos si entre los 3 y 4 años no sabe contar lo que le pasa o si no es capaz de mantener una conversación sencilla; o bien si entre los 4 o 5 años de edad no conversa con otros niños, o no manifiesta un lenguaje maduro y solo lo entiende su familia.

En general le haremos hacer una revisión auditiva si el niño no tiene lenguaje, o este cesa o evoluciona muy lentamente para su edad; si es excesivamente distraído o retrasado en sus aprendizajes escolares; o bien si padece frecuentes catarros, otitis o alergias. Y yo añado: cuando los padres no saben si su hijo es sordo o se hace el sordo, revíselo ya. No lo dude… y viva tranquilo.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

¿Qué te parece?