Tapones de baño para proteger los oídos

POR EN Salud auditiva SIN COMENTARIOS

¿En qué situaciones se recomienda utilizar tapones? ¿Cómo deben protegerse los oídos en el agua? ¿Son todos los tapones iguales? Para responder a estas preguntas debemos analizar cada caso en particular, ya que los tapones que mejor se adaptan a cada persona son los que están hechos a medida. Sin embargo, hoy voy a explicar algunos consejos para el buen uso de los tapones de baño.

¿Cuándo utilizar tapones de baño?
Cuando un oído suele estar afectado de otitis, o bien se le ha puesto un drenaje en el tímpano, tiene que protegerse principalmente del agua. Para esto están los moldes/protectores/tapones hechos a medida. Los únicos, en la práctica, que no dejan entrar el agua.Todos los otros sistemas estándar, no hechos a medida, suelen fallar en la mayoría de los casos.

Solo deben usarse en el momento de estar en el agua. Luego deben quitarse inmediatamente, pues lo más saludable para los oídos es que estos estén “al aire libre”.Consecuentemente, en verano, cuando los niños se pasan horas jugando en la arena de la playa, deben ir sin los tapones puestos, ya que el sudor y el calor del conducto auditivo herméticamente tapado no es conveniente.

En los niños los tapones no son para siempre
El crecimiento de los niños hace que los tapones se queden pequeños y por lo tanto les pueda entrar agua. Lógicamente después de una crecida del niño debería hacerse tapones nuevos. Son realmente económicos. Los tapones no son para hacer buceo, y se considera efectiva su estanqueidad hasta un metro y medio de profundidad, aproximadamente.

Tapones antirruido
Existen diferentes tipos de tapones hechos a medida en el oído para evitar diferentes tipos de ruidos, sin afectar la audición de otros sonidos. Estos tapones llevan un filtro que atenúa el ruido traumático al que está sometida la persona. Ruido que no siempre es el mismo según diferentes situaciones: músicos, cazadores, carpinteros, aeropuerto, etc. Son muchísimo más cómodos que los cascos y protegen mejor.

Pero si usted se hace unos tapones para no oír los ronquidos de su pareja, piense que no existen tapones ni medios que hagan desaparecerlos completamente. Los tapones atenúan mucho, pero no los hacen desaparecer. Para ello tendría que irse (usted o su pareja) al espacio exterior, donde el vacío atmosférico impide la transmisión de sonidos.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

¿Qué te parece?